Derribando Mitos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

En diciembre de 2021, la Asociación Pro consumo responsable de bebidas espirituosas (Aprocor), realizó el Primer Estudio de Educación de consumo de alcohol, el cual arrojó interesantes datos que reflejan la forma en que los chilenos se relacionan con las bebidas con alcohol y sus hábitos de consumo.

Dentro de los puntos que más destacaron de esta investigación, son los diferentes “mitos” que se han instalado en nuestra sociedad y que influyen en el consumo de alcohol. Estos mitos necesitan ser aclarados, con el objetivo de que los chilenos se eduquen sobre lo importante que es un consumo responsable de bebidas con alcohol.

Por eso en Aprocor hemos desarrollado una campaña que eduque de forma rápida y directa a los chilenos sobre algunos puntos muy relevantes sobre el consumo responsable de las bebidas con alcohol.

 

LOS MITOS

 

El primero mito que existe es: La cantidad de alcohol varía entre los distintos tipos de bebidas alcohólicas.

De acuerdo al estudio el 88% de los encuestados tiene la creencia errónea de que hay bebidas con alcohol más fuertes que otras. Esto es un mito y una afirmación falsa.

Lo que ocurre es que una medida estándar de alcohol en las bebidas es la misma para la cerveza, el vino y los licores, y se expresa en gramos de etanol. Por ejemplo, todas estas bebidas – bajo la unidad de medida estándar internacional – tienen la misma cantidad de gramos de alcohol (14 gramos). Es decir, una cerveza de 355 ml de 5°, equivalente a una lata, una copa con 150 ml de vino tinto de 12° o un espirituoso o destilado de 45 ml de 40°, contienen igual cantidad de alcohol, lo que además equivale a una ingesta calórica de 98 calorías.

Es decir, no depende de la bebida con alcohol, depende la cantidad que se ingiera.

Incluso el mismo estudio reflejó que un 65% de los encuestados desconoce esta realidad.

 

 

Segundo mito: Los adolescentes deben probar un poco de alcohol para que aprendan

Esta es otra afirmación falsa, es un mito, los adolescentes y menores no deben consumir ni una gota de alcohol, ya que esto afecta su crecimiento cognitivo y físico.

En el estudio de Aprocor, el 12% de los encuestados señaló que no ve inconvenientes de dar un poco de bebidas con alcohol a menores para que se familiaricen con el producto. Esta cifra es baja, pero debe llegar a cero, ya que los menores no deben consumir, ni probar alcohol hasta los 18 años.

Este es un tema muy relevante, ya que en la misma investigación, un 24% de los encuestados piensa que es bueno que los menores se acerquen al consumo de bebidas de alcohol antes de cumplir la mayoría de edad, ya que así, conocen con anterioridad a lo que se enfrentaran en el futuro.

Este es un mito que hay que derribar y así educar a los chilenos, ya que el mensaje es claro, a los menores, ni una gota.

 

 

Tercer mito: Comer y tomar agua, influye en los efectos que produce el alcohol en el cuerpo.

Esta afirmación es verdadera. La comida permite desacelerar la absorción del alcohol en el cuerpo y de esa manera atenuar los efectos de las bebidas con alcohol. Por eso es clave, que para fomentar el consumo responsable, se deba educar que acompañar el consumo con comida, es una buena idea.

Lo mismo ocurre con el agua, ya que tomar un vaso de agua entre cada destilado, permite mantenerse hidratado y de esa moderar el consumo.

Lo positivo, es que los chilenos tienen conocimiento de este hábito. Un 81% sabe que los efectos del alcohol se pueden atenuar a través de la ingesta de comida, de acuerdo al estudio de Aprocor. Es más, el 67% de personas tienen la creencia correcta de que los efectos del alcohol se pueden atenuar a través de hidratación antes y después de beber.

0

Cargando